La Casa Azul: Centro Cultural Cubano

La Casa Azul fue creada en 1996 en Fort Worth, Texas, con el espiritu de promover la cultura cubana donde quiera que esta se produzca. Pero su principal mision es dar a conocer a los escritores y artistas cubanos del exilio en interrelacion con el medio en que se desenvuelven. Estamos abiertos a todas las manifestaciones literarias y artisticas del mundo hispano,y norteamericano. Contamos con una galeria de arte cubano y nuestro Linden Lane Magazine. Visitenos en http://www.LaCasaAzul.org

Sunday, July 29, 2007

Retrato de familia. La Habana, diciembre de 1972. Belkis con el recien nacido Ernesto; Heberto y Maria Josefina.
----------------------------------------------
PADILLA UNA VEZ MAS Y NO SERA LA ULTIMA

ROBERTO LUQUE ESCALONA


Desde que leí sus primeros poemas a principios de los 60' quedé convencido de que Heberto Padilla era un poeta muy bueno. Alumnae cercana a la realidad, mi valoración resultó inexacta. Padilla era mejor de lo que yo creía. Sólo así se explica que 40 años después de que se iniciara su enfrentamiento con el poder totalitario y a casi 10 de su muerte, alguien se aparezca con un nuevo intento de ninguneo. Nada confirma tanto la solidez de un renombre como los elogios involuntarios y nada tan elogioso como el empeño de cierta gente por minimizarte. Látima que Padilla no pueda disfrutar ya de de esta involuntariamente elogiosa diatriba.
Ante todo, quiero presentarles al autor, no mencionando su nombre, que nada les diría, sino reproduciendo sus palabras:
Heberto Padilla relata un encuentro en el despacho del más romántico de los guerrilleros del siglo pasado, el Che Guevara. El poeta le lee a la figura hecha historia los versos de Tiempos
difíciles: "A aquel hombre le pidieron le pidieron su tiempo para que lo juntara al tiempo de la
Historia". El de la estrella en la frente asiente.
Como ven, en apenas cuatro líneas, el crítico de Padilla le dedica tres frases más de amor que de elogio a ese personaje que no necesita presentación, pues sus crímenes hablan por él.
Heberto Padilla, como casi todos los intelectuales que eran jóvenes en 1959, abrazó con entusiasmo la Robolución. La Robolución, en cambio, no lo abrazó a él ni a ninguno de sus colegas, aunque sí estranguló a algunos. Por otra parte, a no ser Padilla, en esa generación no hubo nadie tan ingenuo como para leerle un poema de crítica al totalitarismo a alguien como el Che Guevara. Dicen algunos que lo conocieron que este poeta era "un muchacho". Parece ser cierto.
"Heberto Padilla más allá de la polis" se titula el escrito de este señor tan preocupado por los títulos. ¿Qué polis será esa? Polis es una palabra griega que significa "ciudad". ¿Se referirá a Miami, urbe tan interesada en la poesía como en el patinaje sobre hielo?
"Padilla ha devenido poeta fuerte dentro del canon cubano". ¿Qué canon será ese? Canon, palabra de origen religioso, es una regla más o menos rígida. ¿Qué regla hay aquí sobre cuestiones literarias? Ojalá que las hubiera; eso implicaría cierto interés.
¿Que Padilla quiso ser la contraparte de Lezama? No quiso ser, sino que es la contraparte de Lezama: escribió una poesía que todos pueden leer, en un lenguaje sencillo que todos dominan.
¿Que la academia lo ha elevado por encima de sus merecimientos poéticos? Si se refiere a los académicos americanos, las tres cuartas partes de ellos son izquierdistas, proporción similar a la de los académicos cubanos. Algunos de los más desaforados defensores de Fidel Castro son académicos. ¿Que conclusión sacar de este hecho? ¿Que Padilla es tan bueno que hasta los comunistas de salón, que tanto amor sienten por la tiranía cubana, lo admiran? Eso, a pesar de haber sido, entre los escritores que apoyaron la revolución, el primero en asumir una actitud crítica ante ella dentro de cuba. los que vinimos después no hicimos sino seguir sus pasos.
"Padilla es un poeta menor... que quizás (El tipo no está seguro), para voceros de las polis (¿Hay otras polis al retortero, además de Miami?), ocupe un lugar central dentro del canon. Que Heberto Padilla sea un poeta menor me parece una afirmación delirante. En cambio, el auto del delirio no es, en modo alguno, un escatófago menor. Si hay justicia en este mundo, su nombre será referencia obligada en el canon de la escatofagia.

Novelista y ensayista cubano, residente en Miami.
(Publicado en el Semanario Libre, de Miami, el miercoles 25 de julio de 2007. www.libreonline.com).

-----------------------------------------------------------------------------

1 Comments:

Blogger Daniel Pérez said...

Cuenta Cabrera Infante que Alejo Carpentier, en ese entonces miembro de la embajada cubana en París, le dijo que no había pensado en asilarse porque: "no se puede ser escritor y no ser de izquierda". Declararse compañero de ruta del gobieno cubano equivale a contratar una formidable campaña de prensa sin pagar un peso: me parece, Belkis, que la tentación fue demasiado grande para el bueno de Eugeny. Igual que a García Márquez, Galeano, Gelman y tantos otros, lo que Eugeny sabía no le servía, de modo que decidió no saber. En esos casos suele ser muy fácil convencerse a uno mismo, salvo que uno se llame Heberto Padilla, o Mandelstam, o Solyenityn.

11:21 AM  

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

Links to this post:

Create a Link

<< Home